COMENTARIO DOMINICAL: Cristo, un Rey justo y servidor de los más pobres

Librería Virtual